LAS MEJORES INTERFACES DE AUDIO

La interfaz de sonido, una sola pieza de equipo que tiene un impacto masivo en el rendimiento de todo tu estudio.

Es el conductor entre el ordenador y el equipo externo (teclados MIDI, guitarra, micrófonos, monitores, auriculares, ETC.), la calidad de la interfaz de audio afecta a la calidad de tu sonido general.

Si compras una interfaz de audio con una latencia moderada o fidelidad incompleta, toda la grabación se verá afectada.
La brecha de unos pocos milisegundos de latencia o un poquito de ruido transformará tu experiencia en el mundillo musical en algo frustrante.

La buena noticia es que las interfaces de audio se están volviendo tremendamente competitivas, incluso a precios bajos. Hace una década, habría tenido que desembolsar más de 500 euros para obtener algo con lo que valiera la pena grabar. Ahora, puedes comprar interfaces extremadamente competentes por menos de 200 euros!

En esta página, hemos recopilado todos nuestros artículos sobre interfaces de audio. Utiliza esta página para encontrar la interfaz de audio adecuada para ti en función de tus necesidades, presupuesto o DAW.

Con nuestras guías de compra de hardware musical descubrirás el mejor equipo para tu Home Studio.

INTERFACES DE AUDIO POR CATEGORIAS

Ya sea que necesites una interfaz de audio para tu estudio en casa o una actuación en vivo, nuestras guías de compra lo tienen todo cubierto!

Permíteme ayudarte a encontrar la interfaz perfecta para tu estudio doméstico, sin importar el rango de precios.

Existe una amplia variedad de interfaces que abordan una multitud de necesidades. En su esencia, las interfaces traducen la señal analógica que llega a través de un instrumento o cable de micrófono y la convierten en la información digital que vive en tu computadora. La forma en que se procesa esa información puede variar, pero incluso las unidades más asequibles pueden adaptarse a especificaciones de alta resolución que alguna vez parecieron un sueño lejano.

Honestamente, las cosas baratas suenan bastante bien en estos días, a veces incluso mejor que las cosas caras de antaño.
Es un buen augurio para artistas ambiciosos con un presupuesto limitado, pero ¿significa eso que las cosas caras son una estafa? No exactamente.
Hay que gastar cantidades exponenciales para lograr una mejora notable. Vale la pena si puedes pagarlo, pero con una interfaz económica puedes hacer muy buena música.

Entonces, ¿por qué estás pagando exactamente?
Pagas por claridad.
Cualquier interfaz moderna podrá traducir tu sonido con una fidelidad lo suficientemente precisa pero, dependiendo de la unidad, se pueden acumular pequeñas distorsiones en el transcurso de una sesión.

Este es un momento tan bueno como cualquier otro para adentrarse en la conversión de analógico a digital/digital a analógico, la frecuencia de muestreo y la profundidad de bits. Lo más probable es que hayas visto los dos últimos vinculados al sonido de «calidad de CD» o al «audio de alta resolución». Para empezar: en el sentido más puro, no existe el sonido digital. Todo lo que experimentamos como sonido es el resultado de algo, nuestras cuerdas vocales, una guitarra rasgada, un altavoz, que vibra y transmite ondas de compresión y rarefacción a través del aire. Imagína unas ondas en un estanque moviéndose a través de la superficie del agua con picos y valles alternados. En el aire, no hay código binario digital, solo ondulaciones de presión infinitamente flexibles. Esto se aplica incluso a los sonidos producidos por una fuente digital. Una vez que la señal de tu ordenador se vuelve realmente audible, se transforma de una serie de dígitos a una onda.

«Audio digital», entonces, se refiere a la forma en que estas pulsaciones se representan en código. Resumido rápidamente: tu computadora, trabajando con tu interfaz, toma decenas de miles de «fotos» de tu fuente de sonido, el mínimo suele ser 44,100 Hz por segundo. Esta es la «frecuencia de muestreo». La «profundidad de bits» se refiere al nivel de detalle de cada uno de esos fotogramas. “16 bits” significa que hay 216 valores posibles por foto. A medida que estos números aumentan, también lo hace la precisión potencial de captura de audio, así como el tamaño del archivo almacenado en tu disco duro.

Una vez más, las interfaces económicas pueden funcionar a velocidades muy superiores a 44,1 kHz/16 bits, pero la pregunta es ¿qué tan bien lo hacen?
Si estás grabando a un baterista, un vocalista y un guitarrista al mismo tiempo usando ocho micrófonos y capturando a 44.1 kHz/16 bits, esto significa que se toman 352,800 fotos por segundo, cada una con 65,536 valores posibles. Esta es una cantidad asombrosa de cálculos, y un equipo más barato puede estropear ligeramente los resultados. Además, hoy en día es bastante común grabar a 48k/24 bits (¡eso es 2 24 !). Y a diferencia de las máquinas de cinta antiguas y los preamplificadores de válvulas codiciados por los ingenieros de audio, las inexactitudes en el ámbito digital no ofrecen «calidez».

Por lo tanto, la calidad de la conversión debe tenerse en cuenta al comprar una interfaz.
Nada es más importante para el audio digital que la conversión de datos. Pero hay otras características que deben tenerse en cuenta: ¿cuántas entradas y salidas?
La portabilidad también es una preocupación para algunos.
¿Tiene preamplificadores de micrófono y son buenos?
¿Qué pasa con otros tipos de procesamiento de audio integrado?
¿Y envía y recibe MIDI?
Finalmente, ¿es suficientemente buena?

Las especificaciones de audio tienen una forma de inducir vértigo, de resaltar impurezas microscópicas en el sonido que pueden ni siquiera ser perceptibles. Ningún convertidor puede destruir una interpretación sólida de un arreglo inteligente de una canción bien escrita, pero una interfaz, no obstante, sigue siendo la única puerta a través de la cual deben pasar todos los sonidos grabados. A veces, la unidad de 150 euros es todo lo que necesitas. Con eso en mente, en estas guías descubrirás las mejores interfaces de sonido que puedes comprar a día de hoy.

CONSEJOS DE COMPRA DE INTERFACES DE SONIDO

Si eres un músico que quiere hacer grabaciones de gran calidad y escucharlas con altavoces decentes, entonces realmente necesitas una interfaz de audio. Te permiten grabar cualquier audio en tu computadora o dispositivo inteligente, desde rasguear guitarras y cantar hasta una banda u orquesta completa, y luego mezclar ese audio en una canción en tu secuenciador de música y escuchar los resultados a través de altavoces profesionales.

¿Cuántas entradas y salidas necesito?

Continuando con las preguntas frecuentes que he mencionado más arriba …
Al elegir la mejor interfaz de audio para tu estudio, lo primero que debes determinar es la cantidad y el tipo de entradas y salidas que necesitas. Si solo quieres conectar un micrófono o instrumento a la vez, si eres un productor que genera la mayoría de sus sonidos dentro del PC (o Mac), probablemente una o dos entradas serán suficientes, pero si lo que quieres es grabar una banda en vivo, tendrás que pensar en mucho más que eso. Varias salidas también pueden ser útiles si quieres configurar mezclas de auriculares por separado (si eres un DJ, por ejemplo) o enviar audio a otro lugar para su posterior procesamiento.

¿Qué tipos de entradas y salidas necesito?

En la mayoría de las interfaces de audio, normalmente encontrará entradas XLR y de 1/4 de pulgada, a menudo combinadas en conectores combinados para que puedas conectar micrófonos, guitarras, sintetizadores y similares en la misma entrada. Muchas interfaces también ofrecen una opción de alimentación fantasma, que es necesaria si quieres utilizar ciertos micrófonos.

Algunas interfaces de audio también tienen E/S MIDI, lo que podría evitarte tener que comprar una interfaz separada para equipos MIDI externos. Sin embargo, si solo tienes la intención de usar un teclado MIDI, recuerda que este podría conectarse a uno de los otros puertos USB de tu PC, por lo que la E/S MIDI podría no ser un requisito esencial.

¿CUANTO PAGAR POR UNA INTERFAZ DE AUDIO?

Al final, la mejor interfaz de audio para ti se reducirá, al menos en parte, al precio, por lo que te complacerá saber que nuestras listas de recomendaciones en las guías cubren una amplia gama, desde principiantes hasta profesionales.

Las interfaces son piezas importantes que deben mantener alta la calidad de la señal de audio durante todo el proceso de grabación, pero no es necesario que pagues mucho dinero por ellas. Como en el ejemplo de antes, es posible que solo necesites una entrada a la vez para grabar, además de un par de salidas para tus altavoces. Incluso un cantante/guitarrista puede salirse con la suya con solo dos entradas.

Las interfaces de nivel profesional con conectividad rápida (baja latencia), la capacidad de alimentar software y las entradas y salidas digitales pueden llegar a cuatro cifras, pero es posible que no necesites ninguno o todos los extras que ofrecen. Muchas interfaces admiten una variedad de entradas y salidas digitales como ADAT y S/PDIF, por ejemplo, dos estándares digitales que solo debes tener en cuenta si tienesotros equipos de audio con estas entradas y salidas incluidas.

Mucha suerte con tu proyecto y FELICES MEZCLAS!

Crea tu propia Música.com