¿Qué es el MIDI, cómo funciona y cómo usarlo?

Qué es el MIDI, cómo funciona y cómo usarlo

El MIDI es un método de envío de datos que te permite crear música digitalmente. No importa si eres un productor en su dormitorio o un ganador de un premio Grammy; el MIDI jugará un papel importantísimo en tu vida laboral.

En este artículo, entraremos en más detalles sobre qué es el MIDI, cómo funciona y cómo usarlo.

Si eres un completo novato, no te preocupes, no es tan complicado como podría parecer. Te guiaremos paso a paso, exponiéndolo todo con términos simples; empecemos!

¿QUÉ ES EL MIDI?

¿Alguna vez quisiste preguntarle a alguien qué significa MIDI y te dió vergüenza?
No pasa nada!
Las siglas MIDI significan Musical Instrument Digital Interface, y es una de las herramientas más poderosas en la producción musical.

El MIDI juega un papel muy importante en cada paso, desde la grabación hasta la mezcla, y si haces música de cualquier tipo, lo más probable es que uses MIDI en algún momento de la composición del tema musical.

La forma más fácil de pensar en MIDI es que es un lenguaje digital. Es el lenguaje que permite que los instrumentos musicales, los ordenadores y otro hardware compatible se comuniquen entre ellos.

En la década de 1980, hubo un aumento masivo en la cantidad de instrumentos digitales y equipos de música digital disponibles. Esta nueva ola de tecnología digital trajo consigo un potencial creativo ilimitado.

Sin embargo, había un problema; cada fabricante tenía su propia forma de hacer las cosas. Eso significaba que el equipo de un fabricante no sería compatible con el equipo de otro.

Significaba que la idea de elegir el mejor equipo de diferentes fabricantes para crear la configuración de estudio ideal simplemente no era posible para los creadores de música.

El MIDI fue la solución que hizo que los equipos de diferentes fabricantes fueran compatibles entre sí.

Una breve historia sobre el MIDI

El MIDI es un tema sorprendentemente profundo si deseas retroceder lo suficiente. Según la Asociación MIDI, hay que remontarse al año 850 después de Cristo y a los primeros instrumentos mecánicos para comprender los orígenes del MIDI. Te alegrará saber que no vamos a ir tan atrás. Solo tenemos que remontarnos a principios de la década de 1980, cuando algunos de los pioneros de los instrumentos digitales se unieron para crear un protocolo estándar que se convertiría en el MIDI que conocemos.

Ikutaro Kakehashi podría no ser un nombre familiar para ti, pero si te gusta la producción de música digital, debería serlo. Es el fundador de Roland, una empresa que ha fabricado algunos de los sintetizadores y cajas de ritmos más icónicos y que han definido una era.
Él fue quien puso en marcha la idea de un protocolo estándar y presentó el concepto a otros fabricantes, en particular a Sequential Circuits.

Desarrollar un protocolo o lenguaje estándar que pudiera comunicar con precisión aspectos complejos de una interpretación musical a un ordenador u otro hardware fue una tarea abrumadora.

En 1982, se lanzó el MIDI, y desde entonces ha dado forma al futuro de la música digital. En 2013, Ikutaro Kakehashi y Dave Smith (fundador de Sequential Circuits) fueron galardonados con los Premios Grammy Técnicos por sus esfuerzos en su desarrollo.

¿CÓMO FUNCIONA EL MIDI?

El MIDI envía datos digitales en forma de mensajes MIDI que desencadenan un comportamiento específico de tu ordenador o hardware. En otras palabras, les dice exactamente qué hacer. La palabra clave aquí es datos.

Si recuerdas la palabra datos, recordarás que el MIDI nunca envía audio; solo mensajes de datos.

Tomemos la configuración MIDI más básica; un ordenador portátil y un teclado controlador MIDI. Imagina que estás usando un instrumento de piano virtual, algo así como el VS Upright 1.

Cuando estés tocando, sentirás lo mismo que tocar cualquier otro instrumento de teclado. Presionas una tecla y escuchas la nota/tono correspondiente. Si presionas la tecla con más fuerza, la nota se reproduce con más fuerza, y así sucesivamente.

Lo primero que debes recordar aquí es que el sonido no proviene del teclado MIDI; proviene del instrumento virtual en tu ordenador.

Lo que sucede detrás de escena es que el teclado del controlador envía mensajes MIDI al ordenador y al software diciéndoles cómo comportarse.

Tipos de mensajes MIDI

Hay dos tipos de mensajes MIDI; mensajes de canal y mensajes de sistema. Los mensajes de canal son los más comunes de los dos tipos; se ocupan de los aspectos de rendimiento. Los mensajes del sistema se ocupan de las funciones más técnicas, como los controles de transporte.

Los mensajes del canal MIDI contienen información sobre múltiples aspectos de la interpretación, no solo sobre qué nota tocar. Los mensajes también detallan cosas como la velocidad y cuánto tiempo se debe mantener la nota o activar/desactivar la nota para ser más precisos.

Sabemos que los ordendores manejan valores numéricos, así que esa es la forma más fácil de explicarlo. Imagina que cada nota en el teclado está numerada del 1 al 88. Al presionar cualquier nota, la computadora recibe un número que activa el sonido correcto del instrumento virtual.

Ahora imagina que la velocidad tiene un rango de valores entre 1 y 10, siendo 10 el más alto. Al presionar una tecla, generas un valor de velocidad que la computadora y el software pueden entender y usar para producir la velocidad correcta.

Este sistema es cómo el MIDI reproduce con precisión actuaciones musicales dinámicas. La calidad depende en gran medida del instrumento virtual que se utilice. Por ejemplo, el software de piano que muestrea 100 capas de velocidad será mucho más expresivo que uno que solo muestrea 10 capas de velocidad.

Los mensajes de canal MIDI más comunes son:

  • Nota activada/desactivada: Determina qué nota se presiona, cuánto tiempo se mantiene y contiene datos de velocidad.
  • Tono: Determina cualquier cambio en el tono debido al movimiento de la rueda/palanca de inflexión de tono.
  • Aftertouch: Determina la presión aplicada a una tecla después de la pulsación inicial. No todos los controladores MIDI tienen aftertouch. Cuando corresponda, el aftertouch se puede designar para activar diferentes efectos.
  • Cambios de control: Un cambio de control puede ser cualquier cambio de parámetro en tu controlador MIDI. Podría ser un deslizador/fader, una perilla o un botón.
  • Cambios de programa: Determina el parche/sonido seleccionado.

Los mensajes del sistema MIDI son menos frecuentes, pero estos son los más comunes:

  • Transporte: Estos controles funcionan con tus dispositivos o DAW, diciéndoles cuándo iniciar, detener, grabar, etc.
  • Reloj: Sincroniza tu dispositivo con el reloj maestro, comúnmente tu DAW.
  • Sysex: Los mensajes exclusivos del sistema los especifica el fabricante del dispositivo.

Eventos MIDI

Los eventos MIDI son grabaciones de mensajes MIDI en tu secuenciador o DAW. Dado que el MIDI nunca se ocupa del audio, para grabar música, crea eventos MIDI que se activan cuando el cabezal de reproducción los pasa. Básicamente es capturar tu desempeño a través de una secuencia de mensajes digitales.

Canales MIDI

Un solo flujo MIDI puede controlar hasta 16 canales a la vez.

La mejor manera de pensar en los canales MIDI es compararlos con las pistas de tu DAW. Si estuvieras grabando varios instrumentos a la vez, asignarías cada instrumento a una pista individual.

Si deseas controlar más de un dispositivo MIDI al mismo tiempo, asigna cada dispositivo a un canal MIDI para que puedan reproducir diferentes sonidos.

Podrías tener un controlador enviando los mismos datos MIDI a cada dispositivo, o podrías tener varios dispositivos enviando datos MIDI. Por ejemplo, podrías tener dos teclados MIDI, uno configurado para enviar en el canal MIDI 1 y el otro enviando en el canal MIDI 2.

Luego, puedes configurar algunos equipos para recibir en el canal 1 y algunos otros en el canal 2.

Ahora tienes una instrumentación diferente para diferentes partes del teclado, lo cual es una herramienta increíble para actuaciones en vivo.

Cables MIDI

imagen de un cable midi típico

Los cables MIDI se diferencian de otros cables que estarás acostumbrado a usar. Estos cables se denominan cables DIN de 5 pines y son el estándar MIDI.

Muchos sintetizadores modernos y la mayoría de las interfaces ofrecen una conexión USB, que es mucho más fácil para una configuración típica de DAW.

Entradas y salidas MIDI

El equipo compatible con MIDI puede tener hasta tres puertos MIDI, que son MIDI IN, OUT y THRU. Los puertos MIDI de 5 pines no son tan aterradores como podrían parecer si solo estás acostumbrado a usar USB o TRS/jack de 1/4 de pulgada.

Como cualquier otra ruta de señal en la música, la salida del dispositivo al que deseas enviar datos MIDI debe enrutarse a la entrada del dispositivo que deseas recibir.

MIDI THRU puede ser un poco más confuso, pero en términos simples, te permite enviar los mismos datos MIDI a más de un dispositivo. Si enrutas el MIDI THRU del primer dispositivo al siguiente dispositivo y al siguiente, puedes conectarlos en cadena; controlándolo todo con el mismo flujo MIDI.

Recuerda configurar cada dispositivo en un canal MIDI diferente.

¿CÓMO USAR EL MIDI?

Antes de entrar en lo que puedes hacer con el MIDI, veamos las configuraciones más comunes.

El más común es un DAW y un controlador MIDI. Este tipo de configuración es común porque es muy simple. Todo lo que necesitas es un cable USB entre tu computadora y el controlador MIDI.

Uno de los principales beneficios de trabajar de esta manera es que es muy portátil. Es tan bueno en la carretera como en el estudio de tu casa.

A pesar de ser portátil y optimizado, una configuración como esta puede ser increíblemente poderosa con la ayuda de instrumentos virtuales. Un teclado MIDI de 25 teclas puede convertirse en una banda completa o incluso en una orquesta completa.

Otra configuración común es un ordenador, una interfaz MIDI y un sintetizador de hardware externo. La razón principal para configurarlo de esta manera es aprovechar la comodidad que ofrece el DAW sin perder la calidad de rendimiento que proporciona el hardware.

Te permite ingresar, editar y secuenciar dentro de tu DAW de manera eficiente antes de enviar datos MIDI al hardware a través de la interfaz para su reproducción.

Si deseas usar 100% de hardware y desconectarte del ordenador por completo, no hay problema. En este escenario, usarías un secuenciador en hardware en lugar de tu DAW.

Muchos sintetizadores tienen secuenciadores incorporados, o podría soptar por algo como un AKAI MPC. Entonces usaría MIDI THRU como se describe arriba para pasar el flujo MIDI a cada dispositivo.

¿POR QUÉ USAR MIDI?

Sin duda, el beneficio más significativo de MIDI es el poder de edición. Cuando grabas audio y algo no está del todo bien, probablemente tengas que grabar otra toma.

Algunas herramientas te permiten editar audio para evitar la necesidad de otra toma, pero nunca es tan convincente como hacerlo de nuevo. Con MIDI, no tienes ese problema en absoluto.

Una vez que grabas MIDI en tu DAW, puedes editar y manipular cada aspecto de la interpretación con solo tocar un botón.

Al abrir el piano roll, se mostrarán los eventos MIDI (notas) como bloques de colores. El color de cada bloque se relaciona con la velocidad de la nota, y un teclado vertical muestra el tono en el lado izquierdo.

Si una nota está un semitono fuera, simplemente puedes hacer clic y arrastrarla al tono correcto. Todos los demás datos, como la velocidad, el sostenido y la duración, seguirán siendo los mismos. Del mismo modo, si una nota no debiera estar allí, puedes eliminarla sin afectar al resto de la interpretación.

Puedes cuantificar tu interpretación para asegurarte de que esté perfectamente sincronizada.

También facilita la grabación de una secuencia en capas. Por ejemplo, si está sgrabando una batería virtual con un teclado, podrías grabar en un bucle de 4 compases; primero el bombo, luego la caja, y así sucesivamente.

De esa manera, puedes crear partes que son demasiado complejas para tocar de una sola vez y luego cuantizarlas, para que todos los elementos individuales encajen.

Una de las ventajas más significativas de editar MIDI es la velocidad a la que puedes crear pistas completas. No es inusual que múltiples instrumentos toquen la misma parte, como bajo, sintetizador y piano, todos tocando la misma línea. En lugar de reproducirlo tres veces, reprodúcelo una vez y copia/pega los eventos MIDI en las otras pistas.

Ahora que tienes la base para tu pista, puedes comenzar a probar diferentes ideas, como tocar en diferentes octavas o colocar la línea del sintetizador una quinta perfecta por encima del bajo, etc …

Incluso si no tienes acceso a un controlador MIDI, puedes crear música de esta manera en cualquier lugar con solo un ordenador portátil dibujando cada nota con el ratón.

CONCLUSIÓN

El MIDI es uno de los desarrollos más importantes en la producción musical moderna, y se lo debemos a algunas verdaderas leyendas de la industria.

Algunas personas siempre dirán que los instrumentos MIDI y virtuales nunca serán tan buenos con los reales, lo que podría ser cierto. La realidad es que depende del género en el que estés trabajando, y los instrumentos virtuales mejoran día a día.

Ya sea que uses MIDI para crear pistas listas para la radio o demostraciones de trabajo, mejorará tu flujo de trabajo sin fin. Así que conoce lo que el MIDI puede hacer en tu configuración de estudio y comienza a aprovecharlo al máximo.

PREGUNTAS FRECUENTES

Loader image

Musical Instrument Digital Interface.
El MIDI es el estándar tecnológico que permite que los instrumentos musicales electrónicos se comuniquen entre sí y con los ordenadores.

Se puede usar para muchas  funciones, así como para la música.
El MIDI se utiliza para activar luces en producciones teatrales, por ejemplo. Básicamente se puede utilizar para controlar cualquier dispositivo digital que pueda leerlo y procesarlo.

La grabación de audio se trata de capturar el sonido de la interpretación real.
La grabación MIDI o 'secuenciación' consiste en capturar las notas reales de la interpretación.

Primero, conecta el puerto USB de tu instrumento controlador MIDI a un puerto USB en tu ordenador y conecta las salidas de audio de tu instrumento a las entradas de audio en tu interfaz de snido. A continuación, inserta una pista MIDI en tu DAW para grabar y reproducir los datos MIDI desde la conexión USB de tu instrumento.

Un archivo con la extensión de archivo MIDI (.mid) es un archivo de interfaz digital de instrumentos musicales. A diferencia de los archivos de audio normales como MP3 o WAV, estos no contienen datos de audio reales y, por lo tanto, tienen un tamaño mucho más pequeño.

Es posible crear música sin un teclado MIDI. Una opción es utilizar el piano roll del DAW. La segunda opción es usar el teclado del ordenador. La tercera opción es usar un teléfono móvil o una tableta como controlador midi.

Aprende mucho más con estos tutoriales de informática musical.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CreaTuPropiaMúsica.com