Auriculares VS Monitores de Estudio: ¿Cuál es mejor para mezclar?

Auriculares VS Monitores de Estudio Cuál es mejor para mezclar

Al mezclar música para el consumo público, los grados de éxito pueden variar enormemente según el entorno en el que se lleve a cabo. Esta es la razón por la que los ingenieros profesionales de mezcla y masterización prefieren trabajar en salas tratadas acústicamente con una respuesta de frecuencia lo más plana posible, para producir el ‘santo grial’ del ingeniero de mezcla, un resultado final que suena fantástico sin importar dónde se toque.

Sin embargo, para aquellos de nosotros que no tenemos el lujo de una sala de mezclas dedicada, las cosas son un poco más complicadas. Los Home Studios en un despacho o en tu propio dormitorio suenan mal con poco o ningún tratamiento acústico, las paredes delgadas de los apartamentos, los vecinos sensibles o un entorno lleno de distracciones pueden ser obstáculos frustrantes cuando se intenta producir una mezcla que suene decente en un espacio que no está diseñado para ello.

Una solución alternativa obvia es mezclar tu música con unos auriculares de estudio en lugar de utilizar monitores profesionales.
Así que cuando se trata de auriculares frente a monitores de estudio, ¿cuál es en realidad mejor para mezclar tus canciones?

Los auriculares y los monitores de estudio de respuesta plana dan dos experiencias diferentes, ambas igual de válidas.
Sin embargo realizar la mezcla y masterización de tus canciones y temas musicales debe hacerse con los monitores como prioridad.
Los auriculares de respuesta plana son un complemento a tu equipo de estudio, no una pieza clave como los son los monitores.

Pero continúa leyendo para aprender el POR QUÉ de las cosas!

Pásate por nuestras guías de compra sobre auriculares de estudio y monitores para mezclar y masterizar y empápate de cuáles usamos los profesionales y cómo elegir el mejor para ti.

Una experiencia diferente

La diferencia entre experimentar una pista en los conos del monitor y en los auriculares tiene mucho que ver con la forma en que el sistema auditivo humano percibe el sonido. Con el tipo de sonidos del mundo real que escuchamos a diario, el cerebro procesa las dos secuencias de audio de los oídos izquierdo y derecho y analiza automáticamente las diferencias de frecuencia y tiempo entre ellos para distinguir la dirección de un sonido.

Sin embargo, cuando escuchas con auriculares, ambos oídos reciben sus propios canales al mismo tiempo, lo que da como resultado un sonido que parece provenir del centro de tu cabeza, en lugar de estar frente a ti. Esto da como resultado una percepción de la imagen estéreo que es muy diferente a la de los monitores: los instrumentos panorámicos pueden parecer más espaciados y los efectos como la reverberación y el retardo pueden parecer más profundos y amplios. Además, con los auriculares, no obtienes la influencia de la acústica de la habitación en el sonido general que hace con los monitores.

El problema de los monitores de estudio

consola de mezclas profesional

No hay duda de que un buen par de monitores de estudio proporciona la representación más auténtica y con un sonido más natural de tus pistas. Después de todo, los altavoces son la forma en que estamos más acostumbrados a escuchar música, lo que hace que los monitores sean la opción más natural para mezclar para la mayoría de las personas.

En lugar de inyectar el sonido directamente en tus oídos como lo hacen los auriculares, los altavoces del monitor tienen conos que empujan físicamente las ondas sonoras por la habitación.

Estas ondas son reflejadas y absorbidas por los objetos de la habitación, y los cambios consiguientes en el tiempo y la fase proporcionan a nuestro cerebro información de volumen e información direccional que se siente natural y orgánica.

La desventaja más obvia para el uso de monitores es de carácter práctico. Debes llevarlos a un volumen alrededor de 80 decibélios para la representación más equilibrada de todas las frecuencias, por lo que si tus paredes son delgadas y tus vecinos no son simpáticos, es posible que tengas problemas con sesiones prolongadas.

PROS y CONTRAS de los auriculares

chico grabando en home studio con auriculares puestos

Muchos home studios tienen una acústica que no es ideal para mezclar con monitores, por lo que, en estos casos, los auriculares pueden proporcionar una solución alternativa fiable al eliminar los reflejos de la habitación que distraen y el ruido ambiental.

Los auriculares también son excelentes para detectar y concentrarse en detalles como distorsiones no deseadas, recortes y clics.

Con los auriculares, a menudo escucharás detalles en las pistas que puedes haber perdido con los monitores normales, lo que es especialmente útil cuando se resuelven cosas como choques tonales entre instrumentos en el mismo rango de frecuencia, tiempos vocales caprichosos o problemas de tono.

Además, una ventaja importante de los auriculares es que puedes escucharlos de día o de noche, a un volumen razonable, sin molestar a los vecinos, algo que no se puede decir fácilmente de los altavoces del monitor.

Por otro lado, los efectos de panoramización, reverberación y retardo serán mucho más pronunciados en los auriculares que cuando se usan monitores, por lo que probablemente debas tener en cuenta esto aumentando los niveles húmedos (WET) de tus plugins o ampliando la panoramización para que tus efectos se traduzcan más efectivamente a través de los altavoces. Los sonidos MONO parecen originarse desde el interior de la cabeza en lugar de desde el exterior, y con curvas de respuesta de frecuencia que pueden variar enormemente de un modelo a otro, los auriculares a menudo pueden sufrir aumentos de graves no naturales que pueden conducir a mezclas que carecen seriamente de graves.

Echa un ojo a nuestra guía sobre panorámica y amplitud estéreo y APRÉNDELO TODO!

El enigma de la diafonía

Imagina un entorno de estudio «normal» con altavoces izquierdo y derecho y tú como oyente, situado frente a ellos: tu oído derecho escuchará más la señal del altavoz derecho que del izquierdo. Mientras tanto, la señal del altavoz izquierdo también será escuchada por el oído derecho, pero a un volumen ligeramente más bajo y con un pequeño retraso. Este efecto acústico de cada oído que escuchas un poco de la información del hablante opuesto se denomina «diafonía» y es un fenómeno natural cuando escuchamos música en altavoces estéreo.

Por el contrario, cuando escuchas una pista con auriculares, los canales izquierdo y derecho se bombean directamente a los oídos correspondientes sin que la información del canal izquierdo vaya al oído derecho, o viceversa.

Esto dificulta las cosas a la hora de elegir la panorámica: la panorámica moderada apenas parece desplazar los sonidos del centro de la cabeza, mientras que la panorámica intensa puede dar la impresión de que hay un sonido justo en la abertura del canal auditivo. Por esta razón, muchas mezclas producidas con auriculares corren el riesgo de una imagen estéreo que parece demasiado estrecha cuando se reproduce en los altavoces.

Soluciones de software

Las dificultades que enfrentan quienes tienen que depender únicamente de los auriculares para mezclar no han pasado desapercibidas para los desarrolladores de software de audio profesional, hasta el punto en que hay muchas herramientas basadas en software disponibles para ayudarte. Para emular la mezcla de monitores correctamente en un par de auriculares, de alguna manera necesitarías introducir algo de diafonía artificialmente, y aplicaciones como CanOpener Studio de GoodHertz se han diseñado para emular esto.

Otras soluciones, como Reference de Sonarworks, aplican curvas de corrección de ecualización a los canales de salida de tu DAW, aplanando efectivamente la respuesta de una gran cantidad de modelos de auriculares famosos y facilitando la producción de una mezcla completa que se traduce en el más amplio y posible número de escenarios de reproducción diferentes.

Mientras tanto, la gama de complementos NX de Waves tiene como objetivo replicar la acústica de una selección de salas de estudio de alta gama del mundo real, como Control Room de Abbey Road, dentro de cualquier conjunto de auriculares. Incluso hay un dispositivo de seguimiento de cabeza por Bluetooth disponibles para rastrear los movimientos de tu cabeza mientras mezcla, emulando diferentes perspectivas dentro del espacio virtual.

estudio de música profesional con 2 pantallas

Auriculares vs monitores de estudio: Conclusión

Está claro que la mejor solución de monitoreo para ti depende del caso según tus circunstancias, pero en general tiene sentido adoptar un enfoque de «lo mejor de ambos mundos», cuyo equilibrio dependerá de tus preferencias personales.

En un escenario ideal, un par de auriculares de estudio de calidad con una respuesta plana debería ser el complemento a los monitores, en lugar de un reemplazo para ellos. Invierte en el mejor par que puedas pagar y conozce su sonido para comprender cómo compensar las peculiaridades y debilidades que puedan tener en términos de respuesta de frecuencia y reproducción de imagen estéreo.

Una buena estrategia de flujo de trabajo es comenzar tu mezcla con los monitores, verificarlo ocasionalmente con los auriculares para ver los detalles, el balance tonal y la ubicación del efecto, luego usar una variedad de monitores y auriculares diferentes para hacer referencia a tu trabajo. Estos deben representar una amplia selección de los tipos de sistemas de reproducción potencialmente utilizados por los oyentes, incluidos tu teléfono inteligente, ordenador portátil, altavoces bluetooth, el sistema de audio de tu coche y tantos juegos diferentes de auriculares como pueda conseguir.

El objetivo es pasar la temida prueba del coche 👿

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Crea tu propia Música.com