Qué es la curva Fletcher Munson en la mezcla de audio y por qué debes controlarla

qué es la curva Fletcher Munson

La jerga puede ser un poco intimidante…

Pero hay algunos conceptos que los productores deben conocer si quieren llevar su música al siguiente nivel.

Uno de estos conceptos es la Curva de Fletcher Munson en la mezcla. También conocido como el «contorno de igual volumen» al que pertenece la curva de Fletcher Munson, este concepto técnico es crucial para comprender cómo funcionan los sonidos y la audición en entornos reales.

Pero confía en nosotros, no es tan complicado como parece. Además, saberlo puede marcar la diferencia entre una mezcla amateur y una mezcla profesional.

¿Qué es la curva Fletcher Munson?

La Curva Fletcher Munson es un principio en psicoacústica presentado en 1933 por dos físicos estadounidenses, Harvey Fletcher y Wilden Munson, de ahí el nombre. Aunque los estándares fueron actualizados en 2003 por una ISO, muchos todavía se refieren al artículo original de Fletcher y Munson para explicar este fenómeno.

El principio Fletcher Munson establece que el oído humano percibe las frecuencias de manera diferente en diferentes niveles, aunque el volumen real de un sonido no cambie.

Esto significa que cuando escuchamos un sonido en particular a un cierto nivel de intensidad o volumen, nuestros oídos perciben ciertas frecuencias como «más fuertes» que otras, aunque en realidad no es así.

Además, a medida que cambia el nivel de volumen, también cambian las frecuencias a las que el oído humano se vuelve más sensible.

Para simplificar aún más el concepto, la curva de Fletcher Munson implica que, a un volumen bajo, nuestros oídos tienen problemas para percibir las frecuencias bajas y altas. Nuestros oídos tienden a fijarse en las frecuencias medias, en la vecindad de 1k hZ. Pero cuando sube el volumen, nuestros oídos se vuelven más sensibles a las frecuencias altas y bajas, ahogando las frecuencias medias.

Estas fluctuaciones o ‘curvas’ en la percepción existen debido a la forma en que está construido el oído humano. Hasta cierto punto, es una ilusión auditiva, porque lo que percibimos es diferente al sonido real que sale de nuestros altavoces o auriculares.

Si quieres aprender y saber exactamente dónde cambia nuestra percepción de las frecuencias, mira el gráfico a continuación.

curva fletcher munson

¿Por qué los ingenieros de mezcla y los productores deben ser conscientes de la curva Fletcher Munson?

Imagina que estás trabajando en una pista a un volumen bastante bajo. Probablemente quieras dejar mucho margen para la masterización y también quiera proteger tus oídos.

Luego notas que algunas frecuencias más bajas y más altas necesitan un poco de caña, quieres aumentarlos. Haces los cambios necesarios y te sientes satisfecho con los resultados.

Al día siguiente, abres tu proyecto y subes el volumen. Luego notas que algunas de las frecuencias más bajas y más altas son demasiado altas, por lo que vuelves a hacer los ajustes.

Luego, al día siguiente, vuelve a suceder lo mismo, ahora que está utilizando los monitores de estudio a un volumen más bajo. Reduces el impulso y el corte.

Finalmente, te das cuenta de que es un proceso interminable.

Entonces, ¿cuál es el principal culpable aquí?

Voila, ¡la curva de Fletcher Munson jugando con tus oídos!

Según el principio, tu percepción de ciertas frecuencias cambia a medida que pasa de volúmenes más bajos a más altos y viceversa.

Como ingeniero de mezclas, la precisión debe ser tu prioridad. Pero los principios psicoacústicos como la curva de Fletcher Munson dicen que lo que nuestras mentes y oídos perciben no representan fenómenos sonoros reales. Un ingeniero de mezcla exigente debe ser consciente de estas discrepancias.

💡 ¿Estás pensando en comprar
unos monitores para tu estudio?

compra los altavoces PreSonus Eris E8 XT

La mezcla y masterización de tus canciones y temas musicales requiere de unos monitores activos de respuesta plana con un línea de frecuencia completamente uniforme para poder escuchar todos los matices de la interpretación.

Si quieres conseguir unos niveles y ajustes óptimos en tus producciones que puedan competir de tú a tú con las canciones números uno en radios, Spotify y YouTube te animo a ver esta guía para averiguar cuál es el mejor monitor activo de respuesta plana ideal para ti.

Aplicaciones prácticas al proceso de producción musical con la curva Fletcher Munson

Para compensar la curva de Fletcher Munson, un consejo práctico para los ingenieros de mezcla es mezclar a un volumen alto cómodo, uno en el que te sientas más seguro. Después de hacer la mayor parte de la mezcla a este nivel, puedes proceder a escuchar la mezcla nuevamente al volumen más alto posible.

Algunos dicen que 80 a 85 dB SPL es un buen punto de referencia para una larga sesión de mezcla. Una regla general es mezclar en un nivel en el que quieras que tu pista sea escuchada por un oyente.

Después de aprovechar al máximo la mezcla en este nivel, usa tus monitores y subwoofers para escuchar la pista al nivel más alto posible. Aún mejor, reproduzce la pista en el espacio en el que se reproducirá, ya sea un club o un espacio abierto. Después de esto, haz los ajustes necesarios.

Para ilustrar mejor qué tan alto debes estar mezclando, imagina que estás conduciendo y escuchando la radio de forma casual. Entonces, surge una pista interesante. Subes el volumen para escuchar más detalles. Por el estribillo de la canción, realmente te está gustando. Subes el volumen lo más alto que puedas.

Ese es el volumen al que deberías estar mezclando.

Si no realizas ajustes a ese nivel, corres el riesgo de crear una mezcla que pueda sonar bien a volúmenes medios pero suene horrible a niveles más altos.

Una ventaja de este enfoque es que evita mezclar a niveles muy altos durante mucho tiempo. Mezclar a niveles muy altos durante un período prolongado puede provocar fatiga auditiva. La fatiga del oído puede influir negativamente en tus decisiones más que la curva de Fletcher Munson.

Escuchar tu pista a todo volumen solo durante las etapas finales del proceso de mezcla también te dará nuevas perspectivas sobre tu mezcla.

Conclusión

Mucha gente dice que debes “mezclar con los oídos, no con los ojos”. La mayor parte de la producción de audio, después de todo, depende de cómo los oyentes perciben tu pista y no de lo que los complementos muestran. En resumen, la producción de audio es una tarea tanto técnica como creativa.

La Curva de Fletcher Munson es un buen recordatorio de que incluso nuestros oídos pueden ser engañosos. Conocer estas ilusiones psicoacústicas y cómo sortearlas te dará una ventaja, especialmente en un entorno de producción profesional.

Aprende más con esta colección de tutoriales de música!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CreaTuPropiaMúsica.com