¿A qué volumen exportar mi canción?

A qué volumen exportar mi canción

Por fin has acabado tu canción o composición musical y ya estás lista para que la oiga el mundo, pero, ¿a qué volumen exporto mi canción?

Estamos en la era de la guerra del volumen. Sí, sí, estás leyendo bien, LA GUERRA DEL VOLUMEN !!! no me lo estoy inventando yo, este término existe.
Una canción no es mejor que otra por sonar más alto … sin embargo tu cerebro no está de acuerdo con esa premisa. Cuanto más volumen llegue a tus oidos tu cerebro interpretará que la cancion es mejor.
Lamentablemente así funciona el tuyo y el de todos, cuanto más alto oigas una canción más te gustará.

Sabemos que «0» decibelios es el límite, que ningún pico puede superarlo, entonces … ¿Debes estar lo más cerca de «0» posible?
En géneros electrónicos como dance, trance, hardstyle, puedes llegar a los -5 LUFS que es muchísimo, es un volem altísimo y un cantante con una guitarra a los -14 LUFS.

El volumen al que debes exportar una composición musical es -9 LUFS si el destino es una grabación en CD o a -14 LUFS si el destino es subirlo a una plataforma de streaming como YouTube o Spotify. Debes respetar esos números para que el resultado suene correcto y justo como lo escuchas en tu DAW secuenciador.

¿QUÉ SON LOS LUFS?

El LUFS es la unidad de medición para la intensidad general de como percibimos el volumen.
Nos ayudan a determinar la percepción de la intensidad del volumen de nuestra canción.
El objetivo de su uso es estandarizar la medición de los niveles de audio para normalizar los niveles entre programas y emisoras de radio, de televisión y de otros medios.

Un ejemplo.
A veces estamos viendo una película en la televisión y de repente saltan los anuncios y entran con a volumen bastante más alto al que estaba la peli que estabamos viendo así que se ha buscado una forma de igualar este problema.
Desde hace unos años hay una normativa que regula los niveles de sonoridad en la industria de la comunicación y esto también ha llegado a los niveles de sonorida en el streaming.
Esta normativa establece una nueva medida de sonoridad equivalente al decibelio y la han llamado LUFS. Esta unidad no mide el nivel de la presión sonora, sino la percepción del oyente.

¿Por qué usamos LUFS en vez de Decibelios o RMS?

A primera vista, los RMS y los LUFS parecen similares. Ambos analizan y son medidas de sonoridad. Y si eso es lo que estás buscando, ¿cómo puedes equivocarte con cualquiera?

Hay una gran diferencia.

auriculares y un amplificador de audio muy vintage

Hay momentos en que el oido humano puede escuchar frecuencias subgraves y agudas a un mismo volumen pero para que esas frecuencias subgraves suenen igual de altas que las agudas deben estar 15 decibelios por encima para que las escuches igual.
Aunque en tu PC suene perfectamente este incremento bestial en graves distorsionará en cualquier otro dispositivo.

Mientras que los RMS analizan y miden la potencia promedio de tu señal de audio, los LUFS consideran la percepción humana.

Por ejemplo, ¿sabes el horrible sonido que puedes hacer con una tiza en una pizarra? Debido a que las frecuencias y cualidades del sonido son intrusivas, no necesitas muchos decibeles de sonido para percibirlo como alto.

No percibes los mismos decibelios en las frecuencias graves como igualmente fuertes.

Eso significa que los LUFS brindan una medición de volumen mucho más precisa que los RMS porque consideran la experiencia auditiva humana.

La música pretende ser una experiencia auditiva equilibrada en cuanto a frecuencias. Pero las variaciones de estilo musical e incluso las diferencias entre instrumentos y másters pueden hacer que cambie la percepción del volumen.

Con los estándares LUFS, obtienes un resultado de volumen similar para toda la música cuando se reproduce online.

¿Qué hacen los LUFS?

Los LUFS miden 3 cosas:

  • La sonoridad integrada, que es una media de la pista que se va reproduciendo.
  • La sonoridad a corto palzo, que mide cada segundo en un bloque de audio de 3 segundos.
  • La sonoridad momentanea, que se mide cada 100 milisegundos en un rango de audio de 400 milisegundos.

¿A QUÉ VOLUMEN EXPORTAR MI CANCIÓN?

¿Y por qué estas leyendo todo este pedazo de rollo?
Porque cuando publiques tu canción al mundo, las plataformas van a regular su volumen!

A día de hoy puedes exportar a -9 LUFS si el destino es una grabación en CD o -14 LUFS si el destino es subirlo a una plataforma de streaming como YouTube o Spotify.

Tienes un artículo súper concreto en el que te revelo los niveles de sonoridad de las distintas plataformas y sistemas de audio.

¿Cómo controlar el nivel de LUFS?

Limitar al masterizar

Efectivamente la sonoridad se controla con un LIMITADOR.
Tienes un tutorial exhaustivo sobre cómo utilizar un limitador en este enlace.

captura de pantalla del youlean loudness meter 2

Para ver como afecta lo que estás toqueteando con el limitador puedes descargarte un un medidor de LUFS gratuito, el Youlean Loudness Meter 2.

Cuando entras a YouTube toda la música va a sonar al mismo volumen.
Por mucho más fuerte que hayas masterizado tu canción, YouTube la recortará hasta los -14 LUFS.

Así la experienca para el usuario va a ser más agradable porque no va a tener que estar cambiando el volumen cuando salte a la siguiente canción, de esta forma las plataformas normalizan todo su contenido de audio.

Lo que debes hacer es subir el botón/palanca de ganancia del limitador muy poquito a poco hasta acercarte a los -14 LUFS.
Recomiendo mantener el nivel de sonoridad de tu MÁSTER en este nivel, con un pico máximo real de -1 dB para garantizar que no se introduzca distorsión, artefactos y ruidos indeseables adicionales durante el proceso de transcodificación.

Lo dicho, si te pasas te pegan un hachazo y si no llegas a -14, las plataformas lo subirán hasta ese volumen 🧐

Comprueba si tu pista recibirá una penalización por volumen aquí.

Y dicho todo … después de todo el rollo que te he soltado … aún puedes estar preguntándote …

Pero, ¿qué tan fuerte podemos llegar a sonar?

A pesar de que los servicios de streaming tienes estas limitaciones y el máximo del CD es -9 … aún queremos que nuestras producciones sean relativamente ruidosas cuando NO están en servicios que coincidan con esos niveles de LUFS.

Si está creando música para clubes o festivales, debe ser fuerte y consistente, no solo para que sea fácil de mezclar para los DJ, sino también porque ese nivel de volumen aporta cierta energía a la música.

Igual que si quieres que la gente la descargue desde tu página web.

Entre -7 y -10 LUFS es donde se encuentra la mayoría de la música comercial, aunque hay temas Hard Style que llegan a -4 😎

Ahora, lo normal es que esto sea en el estribillo de la pista. Siempre que esta parte sea clara y relativamente alta, puedes experimentar bajando el volumen de otras secciones de su pista para recuperar variaciones dinámicas en toda la pista.

Codificación

También es importante recordar que codificar y convertir tu archivo a un MP3 también agregará algo de ganancia y posible recorte a la canción. Esta es la razón por la que tantas personas tienen diferentes opiniones sobre cuál es el mejor valor máximo al configurar su limitador. Muchos ingenieros sugieren establecer el límite máximo en -1 dB, lo que permitirá que la codificación haga su trabajo sin recortes. Vale la pena señalar que esto sacrifica algo de volumen potencial (en aras de retener la señal más limpia posible).

Personalmente, configuro mi techo entre -0.6 y -0.2 dB. Esto significa que existe la posibilidad de que cuando se convierte a un MP3 haya un recorte mínimo, pero la cantidad no es suficiente para que yo escuche algo que consideraría un artefacto feo o incluso una distorsión digital.

CONSEJOS PARA CONSEGUIR MÁS SONORIDAD

Hablemos de lo que podemos hacer para aumentar el volumen de manera sutil para asegurarnos de alcanzar los valores de LUFS de los que hablamos anteriormente. En esta etapa, debemos sentirnos cómodos con la referencia y la comprensión de las limitaciones de nuestra pista. U sea sé, el trabajo con la pista de referencia ha de estar perfectamente calcado (tutorial en ese enlace 😉)

Aquí hay una lista de las 4 mejores formas de aumentar el valor de LUFS de tu pista sin introducir una distorsión desagradable o la destrucción de la dinámica:

  1. Saturación.
  2. Compresión de BUS.
  3. Oxford Inflator.
  4. Limitadores en serie.

Te enlazaré a mis plugins favoritos en cada apartado.

Saturación

Una de las maneras más fáciles de hacer que tu pista suene no solo más fuerte, sino también más completa, es saturar el sonido.

En términos simples, la saturación agrega contenido armónico a cualquier sonido en el que lo coloques. Esencialmente, hace que el sonido sea más rico y perceptivamente más alto. Al hacer esto a lo largo del proceso de mastering de manera sutil, podemos conseguir una pista mucho más fuerte sin la necesidad de limitar o comprimir en exceso.

Compresión

La compresión de BUS es una herramienta poderosa para hacer que tu mezcla se sienta más unida. Hace que todos los diferentes elementos se controlen dinámicamente para que se asienten en un lugar más «pegado» o similar en la mezcla (es decir, que un sonido no sea significativamente más fuerte que otro).

Un método que puedes usar para aumentar el volumen percibido de la pista es encadenar 2 o 3 compresores de bus diferentes en la cadena de masterización. Ahora la clave, aquí, es ser sutil. Intenta conseguir entre 1 y 2 dB de reducción de ganancia en cada compresor, solo eso! El truco es tener la menor compresión posible pero obtener un resultado final menos dinámico. Comienza la configuración de ataque en aproximadamente 30 ms y la liberación en aproximadamente 50 ms. Una relación de 2:1 debería estar bien siempre que alcancemos una reducción de ganancia de 1 a 2 dB en función del umbral.

Obviamente, los compresores varían según la configuración y el estilo, pero si encadenas un par de tus compresores favoritos juntos con configuraciones similares a las anteriores, puedes lograr un buen aumento en el volumen percibido en ti MÁSTER.

Consejo profesional

captura de pantalla del tutorial de sonoridad y lufs con un compresor de audio

Si es posible intenta usar la función de cadena lateral de los compresores. Este efecto conocido también como sidechain, es esa sensación imperante en la música dance que todos conocemos y amamos. Intenta usar la cadena lateral como método para filtrar partes de la señal original, haciendo que el compresor reaccione de manera diferente. La idea aquí es filtrar las frecuencias de gama baja con un filtro de paso alto para que el compresor solo reaccione a las frecuencias más altas. Toda la señal se comprimirá, pero será mucho menos «dramática», ya que solo reaccionará a las frecuencias medias y altas.

Echa un ojo a esa imagen.

Oxford Inflator

Me da una rabia brutal tener que recomendarte esto, porque va en contra de lo que intento inculcar en esta web, que es poder crear un éxito mundial sin la necesidad de pagar por software.

captura de pantalla del oxford inflator en el tutorial de los LUFS

Oxford Inflator no es gratis, ni mucho menos barato. Vale 135 euros … PEROOOOO … es el arma secreta que muchos productores están usando 😈
No entraré en detalles sobre qué es (lee el manual si estás interesado), pero básicamente aumenta el volumen percibido de un sonido sin usar saturación, compresión, ecualización o limitación. Básicamente, un poco de magia vudú en la codificación.

Tienes que confiar en mí aquí y darle una oportunidad. Cómpralo solo si te estás dedicando a esto profesionalmente.
Simplemente girando la perilla de efectos hacia arriba hace que casi cualquier sonido que reproduzca suene más lleno y más vivo. Definitivamente vale la pena cada céntimo del precio de venta.

Limitadores en serie

Muy similar al apartado anterior de los compresores de bus, aquí lo harías con limitadores. La idea es que varios limitadores puedan compartir el trabajo de lo que esté haciendo un solo limitador.

Si no puedes llegar a donde quieres con un solo limitador, intenta juntar dos o tres para limitar lentamente el sonido en lugar de reducir drásticamente los picos con un limitador. Un gran truco aquí es configurar la salida del primer limitador a algo mucho más bajo de lo que querrías para el resultado final. Limita a un techo de -2 a -1 dB primero y luego al techo final entre -0.6 a -0.2dB. De esta manera, tu primer limitador se enfoca en limitar la señal de manera mucho menos agresiva y el siguiente se encarga del aumento del nivel final.

CONCLUSIÓN

Gracias a los LUFS, podemos tener una experiencia equilibrada y placenteramente alta, ya sea escuchando música en plataformas de streaming o viendo televisión.

La medición en LUFS es precisa y considera la percepción humana y la experiencia auditiva al medir el volumen percibido del audio. Debido a esto, es una representación más verdadera que la medida en RMS.

ingeniero de sonido con una mesa de mezclas enorme subiendo el pulgar

Al mezclar y masterizar, apuntar a -14 dB LUFS asegura que no recibarás una penalización por volumen cuando subas tus canciones y temas instrumentales a las plataformas de streaming.

Debido a que el estándar LUFS ha parado LA GUERRA DEL VOLUMEN donde los artistas intentan luchar entre sí haciendo su música lo más alta posible, ya no hay necesidad de exagerar!

Mantén un gran rango dinámico dentro de tu música mientras mantienes los niveles de volumen bajo control!

Y nada más! Pásate de vez en cuando por la sección de tutoriales de mastering para recibir las clases necesarias. Iré subiendo contenido semanalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CreaTuPropiaMúsica.com