Swedish House Mafia: Paradise Again (ANÁLISIS y REVIEW del álbum)

Swedish House Mafia Paradise Again

El poderoso trío de DJ regresa con un extenso álbum de 17 pistas y una sólida colaboración con The Weeknd, aunque las incursiones en sonidos más turbios y amenazantes resultan menos satisfactorias.

Mientras vas leyendo estas líneas puedes escuchar el disco entero en esta lista de YouTube:

Swedish House Mafia son implacables, golpeando como el primer rayo de luz a través de las cortinas por la mañana cuando estás con resaca. El maximalismo es lo mínimo: sus pistas comienzan con un ritmo gigantesco que cae y explota un confeti tan espeso que no se puede ver a través de él. El trío de productores y DJ (Steve Angello, Axwell y Sebastian Ingrosso) se fusionaron a fines de la década de 2000 y rápidamente se convirtieron en elementos básicos para el set de barras luminosas y purpurina de las discotecas alrededor del mundo. Firmaron con Ultra y Electric Daisy Carnival; aparecieron en todos los tops de las radios; llenaron el Madison Square Garden en nueve minutos. “Vinimos, deliramos, amamos”, escribió Swedish House Mafia en una misiva anunciando su ruptura. Pero tres meses después, el grupo lanzó lo que se convertiría en su mayor sencillo, una canción tan exitosa que no tuvieron más remedio que embarcarse en otra ronda de espectáculos, que titularon One Last Tour.

Don’t You Worry Child” retorció voces estúpidas y serias en una canción que sonaba sin límites. La letra es empalagosa, el sentimiento abrumador, el paso previo al drop es casi sofocante. Pero la torre de sintetizadores estremece con cada golpe de bombo. Swedish House Mafia se abre paso a toda velocidad hacia la emoción, el atajo más alegre a la felicidad. Después de esa última gira triunfal, el grupo retrocedió, apareciendo solo cada pocos años para actuaciones esporádicas. El verano pasado, hicieron otro anuncio dramátic, la banda volvió a estar junta, firmó con Republic y estaba lista para lanzar un nuevo disco, este nuevo Paradise Again. El extenso álbum de 17 pistas es más rico en textura y más grandioso en alcance que los lanzamientos anteriores, pero las incursiones del grupo en sonidos más turbios y amenazadores resultan menos satisfactorios que la euforia cristalizada que los hizo complacer a la multitud.

Cuando Swedish House Mafia alcanzó su punto máximo de popularidad el estilo EDM había invadido la escena pop mundial. La escena de la música dance está más fragmentada y quizás como respuesta, el grupo ha ajustado su enfoque. Paradise Again opta por un sonido más oscuro, repleto de zumbidos. “Mafia” es una caminata sin palabras que suena más apta para la banda sonora de un videojuego que para la pista de baile de una discoteca; a mitad de camino, la batería se desploma y luego hace una pausa, como si la canción misma necesitara respirar. Un zumbido débil suena por debajo de toda la pista, un efecto que es ominoso al principio pero que eventualmente se vuelve agotador al oído. Swedish House Mafia solía hacer canciones que te golpeaban el pecho como una ola en la playa … y en muchos temas de este album suena como si estuvieran flotando en el agua. “19:30” cae en una mancha de ruidos y pitidos … PERO ME ENCANTA!

Las sirenas reverberan alrededor de un ritmo débil en «Don’t Go Mad«, chirriando bajo capas de distorsión desgastadas.
Han reclutado a A$AP Rocky para «Frankenstein«, donde la canción se convierte en una caricatura, con Rocky en piloto automático cantando sobre joder el club.

Se necesita a The Weeknd para que Swedish House Mafia logre sonar siniestro. Juntos, el sonido disco y chispeante de Abel Tesfaye y el latido incesante del trío forman un caso de hedonismo a partes iguales: The Weeknd exuda nihilismo y Swedish House Mafia lo convierte en una fiesta. El grupo produjo algunas de las canciones más guapas del reciente álbum Dawn FM; su colaboración aquí, «Moth to a Flame«, es la mejor canción del album. La construyen con un interludio instrumental que limpia el paladar del compositor sueco Jacob Mühlrad, un saco de quietud en un álbum en constante agitación, antes de que el ritmo suba una vez más. «Está a solo una llamada de distancia / Y lo dejarás, me eres leal», canta The Weeknd, aterrador y tierno a partes iguales. La producción hormigueante es más elegante de lo que parecía capaz Swedish House Mafia hace una década.

Dale al PLAY a esta canción:

Aún quedas temas algo más contenidos que aún podrían sacudir un estadio. Ahora, pueden trenzar un ritmo delicado o un interludio de piano en el paisaje sonoro. “Home”, una pista atenuada con un elegante exoesqueleto de percusión y ramitas ocasionales de guitarra, impacta porque suena muy apagada. En “Lifetime”, Ty Dolla $ign y 070 Shake brillan y hacen eco mientras cantan sobre las luces deslumbrantes del horizonte de una ciudad, la promesa de las manos entrelazadas. Las letras de las canciones de Swedish House Mafia nunca han intentado ser poéticas: Ty busca a tientas una línea sobre «el mejor sexo» y la apertura del álbum presenta el pronunciamiento inescrutable: «Se necesita un hombre para ser real/Se necesita una mujer para saber eso».

Swedish House Mafia paradise again portada del album

SWEDISH HOUSE MAFIA – PARADISE AGAIN
2022 – Republic

Descubre muchos más análisis y reviews en esta página!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CreaTuPropiaMúsica.com